Circunstancias laborales que afectan a los trabajadores de la salud

Que siente Usted cuando sube el precio del mercado, la gasolina y los servicios públicos? Se preocupa y se molesta, verdad?

Imagine entonces que, además de que todo sube de precio, a Usted la informan que a partir del próximo mes van a pagarle menos, porque sí, simplemente porque deben reducir gastos.

En la actualidad, esas son las circunstancias laborales que afectan a los trabajadores de la salud y redundan indefectiblemente en la salud de todos nosotros. Sí, en su salud y en la mía.

Quiero contarle que una de las redes de salud pública de Bogotá ha implementado una resolución a través de la cual la única oferta de contratación para el personal asistencial (médicos, rehabilitadores, enfermeros, auxiliares y demás) es a través de un contrato de prestación de servicios que no les garantiza ni la oportunidad en el pago, ni la estabilidad laboral, ni prestaciones sociales y mucho menos aportes al sistema de seguridad social por parte de la entidad contratante.

Por si fuera poco lo anterior, también les imponen sin ninguna razón técnica o jurídica el valor de su trabajo y les pagan hasta 120 días después de haber trabajado. No tienen el derecho, ni la oportunidad de negociar sus condiciones laborales o mantener en el tiempo la suma de dinero que arbitariamente les reconocen.

La mala noticia para todos los Colombianos es que esta resolución se piensa replicar en las diferentes ciudades del país, y creo que no tengo que explicarle lo triste que debe ser levantarse a diario a ejercer su profesión sintiéndose maltratado, agredido y subvalorado.

Algunos trabajadores de la salud, específicamente los del Hospital de Kennedy en Bogotá decidieron levantar sus cabezas, llenarse de ánimo y hacer una protesta pacífica. De la alcaldía como respuesta, les enviaron al Esmad. Claro, es muy difícil controlar a médicos y enfermeras armados con batas blancas y tapabocas.

Puede que hasta aquí usted repase uno a uno los miembros de su familia y como no hay médicos, no se preocupa, pero hay más, espere le termino de contar.

Recientemente la Corte Suprema de Justicia en su sala penal ha decidido condenar en pena privativa de la libertad y perjuicios por más de 3.000 millones de pesos a un médico especialista en patología (no me enloquecí, ni estoy chicaneando, son más de 3.000 millones de pesos)

La razón de la condena es que todos los exámenes que le practicaron a una paciente dejaban ver la presencia de un cancer. El patólogo diagnosticó la presencia de un cancer en el seno de esa paciente y por ello tuvieron que removerlo, pero una vez se hizo la cirugía, descubrieron que no era así, no había cancer.

A estas alturas Usted debe estar pensando que el médico lo tiene bien merecido, que con la salud no se juega, que debió agotar todas las ayudas diagnósticas que existen en el país. Lo que pasa mi querido compatriota es que en este país no es el médico el que aprueba lo que a Usted le tienen que hacer, es su entidad aseguradora quien lo autoriza.

Los médicos siempre piensan en la probabilidad de salvarle la vida al paciente y entre perder tiempo valioso solicitando exámenes de confirmación o evitar que el presunto cancer confirmado por todos los demás resultados matara a la paciente, este patólogo eligió la vida.

Entonces, como muy seguramente, apesar de lo que le explico Usted debe seguir culpando y odiando al médico, le voy a hacer un favor inmenso por el bienestar de su salud y la de su familia.

Inicie cadenas de oración, dietas especiales basadas en alimentos orgánicos, reduzca el stress y si tiene antecedentes de cancer en su familia, hágale promesas al Señor de los milagros y novenas al divino niño, porque cuando el error en el diagnóstico de un médico, que estuvo soportado por todas las pruebas necesarias para emitir un concepto de presencia de cancer y que quiso actuar de manera inmediata para conservar la vida de una paciente, cuesta 3.000 millones de pesos, pena privativa de la libertad y la imposibilidad de ejercer su profesión, la consecuencia inmediata es que los médicos tratantes ordenen la totalidad de los examenes existentes para confirmar un diagnóstico.

Usted por su parte, tendrá que desgastarse y dejarse morir ante los eternos procesos de autorización de las aseguradoras y ante el exagerado número de tutelas y desacatos de las mismas que atiborran los juzgados.

Esto que le explico de las condiciones injustas de trabajo, sumado a las sentencias judiciales que no tienen en cuenta la idoneidad y experticia del médico tratante, ni que la medicina no es exacta, ni las limitaciones propias de un sistema de mierda que todo lo niega, hace que los trabajadores de la salud empiecen a manifestar sus inconformidades para preservar su salud y la de todos los colombianos.

Para ello, los médicos generales y especialistas del país, junto a los demás trabajadores de la salud, han decidido convocar a un plantón nacional este 27 de Julio de 2016 entre 7:00 y 7:30 a.m. en las secretarias de salud, las alcaldías, las gobernaciones, los hospitales y clínicas.

Imagino que a Usted le da alguito de miedo porque pensará ¿y si me accidento no hay quien me atienda?.

Los médicos y demás trabajadores de la salud son tan malas personas y tan desconsiderados que a pesar de estar exigiendo sus derechos mínimos, jamás! Dejarían de atenderlo.

Aunque los medios de comunicación siempre hablan de ‘negligencia médica’, el único que está dispuesto a darle prioridad a Usted sobre sus propios intereses es precisamente el médico.

No se confunda, la que no programa prontamente sus citas es su EPS, la que le niega medicamentos, cirugias y demas procedimientos es su EPS, es el sistema de salud colombiano el que tiene montado un negocio redondo en el que explota a sus trabajadores y a Usted le niega la calidad en la atención que por ley le corresponde.

El miércoles cuando los vea paraditos afuera de las clínicas y hospitales con sus batas blancas, bríndeles apoyo, reconozca su trabajo y su dedicación; separe una cosa de la otra.

Una cosa es su médico trantante (que está un poquito más jodido que Usted) y otra totalmente diferente las deficiencias del sistema nacional de salud que pone al médico a trabajar con las uñas y lo pone a Usted a padecer los tiempos absurdos de espera y la constante presentación de tutelas.

Piénselo si? Y apóyelos. Gracias!

Carolina McCormick